Tarta de queso con Curccumel Wise Nature

Esta receta es un postre rico y saludable perfecto para cualquier momento.

Introducción

Sobre esta receta

Por: María José

Prepara una cena ligera y sabrosa en poco tiempo. Los champiñones son siempre una apuesta segura para una cena sana y con pocas calorías. Ideal para entrantes en cenas especiales. Es muy fácil de preparar y sorprende cuando los pruebas.

Ingredientes

Para la base

  • 150 g Dátiles
  • 200 g Almendras crudas con piel
  • 2 cucharadas Sirope de ágave

 

Para el relleno

  • 250 g Anacardos
  • 200 g Leche de coco*
  • 2 cucharas de CURCCUMEL
  • 50 ml aceite de coco
  • 1/4 cucharadita de vainilla en polvo (biovegan)
  • 2 cucharaditas de zumo lima o limón

Paso a paso

Paso 0

Antes de empezar, poner mínimo, 24h antes, la lata de leche de coco en la nevera y en remojo los anacardos mínimo 8 horas. Si los dátiles están un poco secos hidratar media hora. 

Paso 2

Verter la mezcla en el molde y, con la ayuda de una cuchara, integrar bien todos los ingredientes hasta que se empiece a apelmazar. Es importante que quede compacto. Al terminar poner la base en el congelador.

Paso 4

Batir bien a máxima potencia hasta que nos quede una crema sin grumos.

Paso 6

A continuación, coger el molde por los lados y dar unos pequeños golpes contra la encimera para asentar bien la mezcla y que no quede aire.

Paso 1

Poner en el vaso de la picadora los dátiles y las almendras y picamos muy bien. Añadir también el sirope de agave y volver a picar.

Paso 3

Escurrir los anacardos que estaban en remojo y lavar bien bajo el grifo. Poner en el vaso de la batidora. Después introducir la lata de leche de coco, la CURCCUMEL, el aceite de coco, la vainilla en polvo, el agua de coco y el zumo de lima o limón.

Paso 5

Sacar el molde del congelador, repartir bien por toda la superficie del molde.

Paso 7 

Cubrir con un film y meter en el congelador hasta que vaya a ser servida.

Creada por nuestros chefs!

«Apasionada de la cocina, a los 18 años tuve problemas estomacales serios y decidí tomar las riendas de mi cuerpo y salud haciendo cambios en mi dieta y mi vida.

Me hice vegetariana, en los años 80 donde no había nada elaborado (¡¡¡haciamos el seitan a mano!!!), tuve que aprender muchísimo de técnicas de cocina y adaptar la gastronomía que me había enseñado mi mama a mi modo de entender la vida.

He investigado todas las corrientes que han surgido a lo largo de estos últimos 40 años, macrobiótica, higienismo, crudiveganismo, flexitarianismo… He pasado por todas las técnicas y dietas hasta que al final he desarrollando mi propia manera de cocinar, vivir y alimentarme.»

María José Borrás

Share This