¿Por qué no comes sano si es tan fácil?

Actualmente vivimos en un mundo donde hasta el 80% de los problemas de salud vienen derivados de la alimentación, comemos más que nunca pero seguimos sin estar bien nutridos ¿Por qué nos ocurre esto?

Muchas personas piensan que comer sano es una ciencia complicada y misteriosa y que lo más saludable a su alcance son la pechuga de pavo light y el queso curado light en un pan de sándwich con semillas. Y en cierto modo es verdad que eso es mejor que inflarse a nugets de pollo rebozados, pero que sea mejor no quiere decir que sea bueno, aunque así nos lo hayan vendido.

¿Y por qué digo que comer sano es tan fácil? pues porque simplemente tienes que leer antes de comer, y antes de comprar, de hecho.

Cuando leas la gran mayoría de los productos procesados, lo que contienen y su valor nutricional ya te será fácil tomar el primer paso para comer más sano: dejar el producto otra vez en el estante.

El resto realmente ya lo sabes, en la cultura Española disponemos de una de las mejores dietas originales que todos conocemos pero ninguno aplicamos, en su lugar consumimos cantidades industriales de pan rellenas con productos procesados ricos en azúcar y sal.

Y como ya sabes que es lo que no debes comer (productos procesados, en general, por mucho que lleven “light” en la etiqueta: fiambres, bollos, galletas…) vamos a ver con qué puedes sustituir esos productos que parece que se han vuelto tan imprescindibles en nuestro día a día.

Sustituir los fiambres

En primer lugar cabe decir que siempre tenemos la opción de buscar los fiambres de mayor calidad, éstos no suelen venir tan cargados de aditivos nocivos.

Otro buen producto para sustituir el fiambre es el huevo, nutricionalmente es muy completo y como su sabor es bastante neutro lo podemos modular nosotros mismos con especias, o añadirle otros ingredientes como verduras de hoja, champiñones….

Luego tenemos los vegetales, todo un mundo de nutrientes, colores y sabores geniales para nuestro día a día. Ejemplos muy útiles son el pepino, la zanahoria o el tomate que son fáciles de transportar y tienen un sabor muy agradable en crudo.

También podemos optar por patés vegetales como el Humus o el tahín, o los que están nutricionalmente enriquecidos como la Sabrossada o el Protehummus.

Sustituir la bollería, las galletas y el pan.

Lo primero que hay que comentar es que el pan, la harina refinada y todos sus derivados son nocivos para nuestra salud, por lo que aunque un bocadillo parezca la mejor opción para comer fuera de casa, en muchas ocasiones un buen tupper es mejor.

Nuestro primer gran aliado en este caso son las frutas, pues son dulces y suelen gustar tanto a mayores como a pequeños y además son fáciles de transportar ya que su propia piel sirve de envoltorio natural.

De este modo, podemos cambiar un “bollicao” por una manzana o unas rosquilletas por un plátano, unas uvas, un melocotón…. Y solo con este pequeño cambio ya empezaras a notar una diferencia en tu energía y tu bienestar.

Otro sustituto genial tanto en desayunos, meriendas como snacks son los frutos secos, de sabor muy agradable y nutricionalmente muy potentes. Aunque siempre tienes que recordar que cuanto más crudos y sin procesar, mejor.

Con un par de dátiles, 7 almendras y una buena pieza de fruta ya tenemos una merienda o desayuno geniales que podemos acompañar con un buen batido o un licuado. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

Sustituir zumos azucarados en 5 minutos.

Lo primero que hay que saber es que la fruta se bate y la verdura se licua. De este modo es mejor tomar un batido casero de manzana y pera, que un zumo de lo mismo ya que en el zumo nos estamos tragando todos los azúcares pero sin aprovechar la fibra.

Pero la zanahoria y la remolacha, por ejemplo, son difíciles de procesar en la batidora así que la mejor forma de aprovechar sus vitaminas y minerales es en forma de licuado.

Simplemente con tener una batidora de vaso o de mano ya podemos hacer todo tipo de batidos sin demasiado esfuerzo, además al hacerlo nosotros podemos controlar la cantidad de azúcar e ingrediente que lleve.

Un truco para hacer los batidos más fáciles y deliciosos es congelar la fruta de temporada ya cortada y así siempre la tendremos a mano para nuestros batidos favoritos.

Escrito por nuestro experto!

«Apasionada de la cocina, a los 18 años tuve problemas estomacales serios y decidí tomar las riendas de mi cuerpo y salud haciendo cambios en mi dieta y mi vida.

Me hice vegetariana, en los años 70 donde no había nada elaborado (¡¡¡haciamos el seitan a mano!!!), tuve que aprender muchísimo de técnicas de cocina y adaptar la gastronomía que me había enseñado mi mama a mi modo de entender la vida.

He investigado todas las corrientes que han surgido a lo largo de estos últimos 40 años, macrobiótica, higienismo, crudiveganismo, flexitarianismo… He pasado por todas las técnicas y dietas hasta que al final he desarrollando mi propia manera de cocinar, vivir y alimentarme.»

María José Borrás

Descubre nuestras recetas saludables

Zumo de naranja

Cangrejo

¡Hacerla!

Pan

¡Hacerla!

Share This